M. E. G.


Ángel Martín explica su salida de la televisión en una obra de teatro que llega mañana a Madrid

Cinco años encerrado en un plató de televisión al frente de un programa diario es mucho tiempo. Tanto, que al final llega el cansancio y la decisión irrevocable de abandonar el programa. Eso es lo que le ocurrió a Ángel Martín en Sé lo que hicisteis, el programa de La Sexta que echó el cierre hace tres semanas. Pero esa sólo fue la versión oficial. ¿Ocurrió algo más? Martín, junto al también televisivo Ricardo Castella (Noche hache, SLQH), ha trasladado su historia al teatro en forma de comedia musical. Nunca es tarde... para hacer realidad tus sueñosestará en el Teatro Maravillas (Madrid) desde mañana y hasta el próximo 26 de junio.

El título es una declaración de principios.

Sí, hemos ido a lo loco. Nuestro plan es cambiar el mundo, que la gente salga del teatro diciendo: "Voy a hacer realidad todos mis sueños, cueste lo que cueste".

Es decir, es la historia de dos soñadores.

Es la historia de dos idiotas que quieren hacer realidad su sueño de cuando eran jóvenes cueste lo que cueste. Uno de ellos está trabajando en televisión y entonces decide dejar el programa. En la obra se explica un poco porqué dejé SLQH en clave musical y de comedia. Realmente son dos retrasados, porque hacer hoy en día que se cumpla un sueño con más de 30 años de edad no es una cosa que sea fácil.

¿Su sueño era hacer una obra de teatro?

Mi sueño era hacer una obra de teatro que fuera de hacer realidad los sueños. El problema es que ahora ya no tengo sueños, porque ya los he cumplido. Tengo que buscarme sueños nuevos.

¿Se interpreta a sí mismo?

Hay mucha ficción, pero somos nosotros en situaciones más extremas. Es una comedia de situaciones forzadas.

¿Dan mucha caña al mundo de la televisión?

Alguna colleja sí damos, pero no es una comedia basada en el mundo de la tele. No hace falta haber visto ni SLQH ni ser un teleadicto para ver la obra. No queríamos limitarnos al público de SLQH. Preferíamos hacer algo más general.



¿Qué le ha aportado a usted la televisión?

Yo a la tele le debo mucho. Me ha aportado la posibilidad de acceder a un público más amplio. Si no estás en televisión, es un poco más complicado llegar a una gran audiencia. El haber estado en SLQH me ha abierto muchas puertas que de otra manera hubiera sido más complicado.

¿Le preguntaron mucho por qué se fue de SLQH'?

Sí. Al público le resultó extraña mi marcha porque fue rápida, de un día para otro. Pero realmente fue una decisión muy meditada, que estaba hablada ya con la productora desde hacía tiempo. Lo hicimos de manera discreta. En realidad, no pasó nada raro, ni hubo malos rollos ni nada por el estilo. Sencillamente fue: "Bueno, pues hasta aquí hemos llegado juntos y ya está". No hubo más. Llevábamos casi cinco años haciendo un programa y eso era mucho tiempo.

Fue un visionario, porque se marchó antes de que SLQH' echara el cierre.

Ha sido pura casualidad. Me sorprendió mucho que terminara SLQH, no me lo esperaba. Sí sabía que SLQH no iba a ser un programa eterno, porque ninguno lo es, pero sí esperaba que este año aguantara. Pensé que el programa llegaba a navidades seguro. Me sorprendió su cierre, pero creo que ahí, al final, entran en juego asuntos de despachos que nosotros nunca entenderemos. Y mejor que sea así, porque si tuviéramos acceso a toda esa información, nos volveríamos chalados.

Sin SLQH' y con la próxima despedida de Buenafuente', ¿tendría hueco un nuevo espacio de humor?

Es todo muy chocante. La marcha de Andreu me ha pillado muy de sorpresa. La tele vive ahora una etapa de muchos cambios, de mucho movimiento. Mira lo que ha pasado con Tonterías las justas, El hormiguero

¿Se plantea, a medio plazo, volver a la tele?

Ahora mismo, volver a la televisión no está en mis planes. No hay ningún formato que me parezca atractivo, pero en este mundo de la televisión puede cambiar todo de la noche a la mañana.

I ♥ SLQH

Etiquetas: edit post
Reacciones: 
0 Responses

Publicar un comentario